lunes, 13 de junio de 2011

confusiones entre coches

El relato de Paola

Era sábado, apenas salir de una conferencia que habían hecho en Roma, mis padres y yo cogimos nuestro coche para volver a casa. Había mucho trafico, apenas avanzábamos, así que empezamos ha tener una profunda conversación sobre el tema de la conferencia matinal, mis padres son sordos, y nos comunicamos mediante signos. El semáforo se pone en rojo, nos paramos y continuamos signando. De repente, el conductor que esta delante nuestro se baja de su coche y se dirige hacia nosotros con una cara muy desagradable y nos dice:


- Oye… que problema tenéis conmigo? - haciendo las muecas típicas romanas.

Como algún signo que usamos es parecido al de los “cuernos” pensó que los tres nos estábamos mofando de él, y este no estaba dispuesto a permitir tales insultos. Cuando le explicamos el motivo, su cara cambio de color , balbuceó cuatro palabras ininteligibles y se volvió corriendo a su coche porqué el semáforo ya se había puesto verde.