domingo, 21 de noviembre de 2010

La sordera y el inglés


EL RELATO DE LAURA

Yo tenía unos 11 años, estábamos en el colegio, en una de las primeras clases de inglés.

La profesora solía llamar a sus alumnos de uno en uno para pedirnos que traduzcamos unas frases de inglés al castellano.

Me llegó el turno a mí...

Tenía que traducir una pequeña conversación escrita en el libro de inglés.

La profesora lee lo que dice la primera persona de la conversación, y me pide que lo traduzca, pongo cara como diciendo que no lo sé. Ella lee la siguiente frase: "I don't know", y me pide que traduzca.

Le contesto lo mismo que antes, poniendo la misma cara, me sigue mirando, yo, incómoda, le contesto para que deje de mirarme: "No lo sé", y la profesora, contenta, me dice: "¡¡¡Muy bien!!!" y me pone nota en su cuaderno... Y llama a otro compañero para seguir examinando...

No lo entendía mucho, le pregunté a mi compañera: "¿Esa frase 'I don't know' significa no lo sé en español?", ella me contesta aguantándose de la risa: "sí".


No saber entonar las frases tiene sus ventajas :)




EL RELATO DE SCA

Estábamos mi madre, mi hermana y yo en el cuarto de la primera, mirando los dibujos animados en la tele. Estaban dando en aquel momento un capítulo de los Looney Tunes (o algo por el estilo), donde salía un zorro sonámbulo vestido al estilo de un famoso buen ladrón. Tiré de la manga de mi madre para preguntarle por qué estaba vestido así, y me explicó que se trataba de Robin "Hood" (pronunciándolo tal como se lee en castellano Robin “od” ).

-¿Cómo?

-Es Robin "Hood".

-¿Eh?

-Robin HOOD. ¡Se llama Robin HOOOOOOOOOOOOOOD!

Seguía sin entender. Mi madre se estaba desesperando, no sabía cómo hacérmelo entender. De repente, mi hermana salió de detrás de mi madre y, sonriendo pícaramente, me soltó que se trataba de Robin... ¡Júd!.

-¡¡¡¡AAAAAAAAAH, ROBIN JÚD!!!!

Mi madre nos miró sorprendida. Lo que pasaba era que, al ser sorda, sólo podía acceder a la cultura mediante la lectura, y me había empezado a gustar tanto leer que no tardé en descubrir que en inglés las palabras se dicen diferente, e incluso leí acerca de su fonética. Mi madre, la pobre, aún no se había enterado. Ella me enseñaba castellano y  no quería que aprendiera un nuevo idioma aún, y cuando encontrábamos una palabra en inglés me la hacía leer como si fuera castellano.



EL RELATO DE CRIS

Cuando tenía 11 años me cambie de colegio, una de las materias en las que tuve mas dificultad fue el inglés. Mientras en el colegio anterior estábamos dando los colores, y los números, en el nuevo, ya usaban frases complejas. Creía, que me aprobarían la asignatura, porque los exámenes los aprobaba por los pelos, y nunca había suspendido nada, pero suspendí el primer semestre con una nota bastante baja, y mis padres contrataron a una profesora de inglés particular.

El primer examen del segundo semestre se trataba de una prueba oral, ahí fue cuando me enteré porque suspendía: no sabia que en ingles se hablaba diferente, porque como no entendía ni a la profesora ni a mis compañeros, no aprendía . Hablaba en inglés tal como lo leía: “/nou i studi inglis in te scol/”.

Con mi nueva profesora particular aprendí mucho. En los exámenes que había hecho anteriores de lectura , seguro que había hecho el ridículo en clase sin ser consiente de ello. Cuando acabe el examen oral, toda la clase me aplaudió, y la profesora del colegio me dedico unas palabras de satisfacción , ella no entendía como había podido aprender tan deprisa a hablar tan bien. Y dijo a los demás: Cuando uno quiere, puede!

Si poder se puede, pero con una profesora particular…

1 comentario:

  1. Al final en los tres relatos salisteis bien paradas, ja, ja.

    ResponderEliminar