sábado, 3 de diciembre de 2011

Perder un avión por información erronea



Un día de Septiembre del 2009  fui al aeropuerto Fumicino de Roma con la  intención de embarcar en  el vuelo de  la compañía Vueling  de las 9:40  con destino a Barcelona. Soy cliente habitual de Vueling desde hace 4 años, anteriormente, doy a conocer a la compañía Vueling, mi situación de discapacitado auditivo. Se  me informa, que no me preocupe por la información de megafonía ya que toda la información de embarque esta representada permanentemente en las pantallas de los monitores.

Pasado el trámite de verificación de mi billete, me dirigí a la puerta de embarque desde donde tendría que subir al  avión, según la información de la propia tarjeta de embarque y la información visual de los monitores.

 La puerta de embarque era la B16, así que me dirigí allí,  y en la pantalla de dicha puerta observo que especifican  3 aviones ordenados según su salida.  Y que el embarque actual era con destino a Munich y también informaba que dicho vuelo salía con retraso. El siguiente  iba a ser con destino a Barcelona.

Me espere sentado delante de la  puerta en zona de espera, viendo a los pasajeros que en teoría iban a Munich embarcando delante de mis narices, y estuve esperando que el monitor  informara de mi vuelo.

Al cabo de un tiempo sobre las 9,30, observo que el vuelo de Barcelona ya no aparece en la pantalla. Pregunte a una trabajadora de vueling que estaba allí, desde donde salía el vuelo a Barcelona. Me responde que ya han cerrado la puerta de embarque, y que han avisado por megafonía  a los últimos pasajeros. Le explico que como persona sorda, no he podido acceder a esta información. Me dice que vaya a las oficinas de Vueling.

Después me dirijo al mostrador de  Vueling, para buscar una solución amistosa, la trabajadora llama por teléfono a un responsable, y se comprueba que, efectivamente  la información de la pantalla no era correcta, que el embarque para Barcelona era en la puerta de B16, pero  en el monitor de dicha puerta ponía Munich.

Luego me dicen que no se hacían responsables de este fallo, aconsejándome que adquiera otro billete para  el próximo vuelo. Pido que me permitan ir en el siguiente vuelo sin coste, me responden que no pueden hacer nada, y que si deseo ir en otro avión debo efectuar el pago.

Compro un nuevo  el  billete,  de 95 euros.

Cuando voy a hacer el check-in he visto a la misma trabajadora de Vueling que estaba en la puerta de embarque y que me informo de que ya había perdido el vuelo. Me indica que para que no me vuelva a pasar  tengo que estar siempre cerca de la puerta de embarque, le informo que es así como lo hago siempre, y aun así he perdido el avión.