domingo, 7 de noviembre de 2010

Falta de respeto en la sala de espera de una consulta médica


Un día fui al CAP mas cercano de mi casa para hacerme una audiometría a petición de mi otorrino, me acompañaba mi madre. Normalmente cuando voy al médico siempre que es posible voy con ella, mas por comodidad que por necesidad, una vez en la sala de espera, en cuando nombran mi nombre, me separo de ella. Prefiero entrar sola.
Llegamos puntuales, tomamos asientos delante de la puerta de la consulta a la espera que digan mi nombre. La prueba la realiza una enfermera que una vez me nombra me levanto, y le digo a mi madre:
- Hasta luego!
A lo que la enfermera le comenta:
- Sí, sí ,señora, usted no puede entrar.
No iba a entrar aunque pudiera, la paciente soy yo, no ella. Una vez dentro me hace la audiometría, no tengo ningún tipo de problema para entenderla porque vocaliza muy bien, se nota que esta acostumbrada a tratar con personas con problemas auditivos.
Durante la prueba me comenta que casi no oigo nada a lo que le respondo que no es ninguna novedad para mí Hubo un momento en que amplió al máximo el volumen de una frecuencia grave , tanto que , me aturdí y me mareé, la señora me dijo que se había despistado. A ver si me iba a dejar más sorda de lo que estaba. Acabamos la prueba, la enfermera me explica un par de cosas y me acompaña a la sala de espera, una vez allí me despido, a lo que ella me pregunta:
- ¿Esta es tu madre, no? – no me dio tiempo ni a contestar- MIRA SU HIJA CASI NO OYE NADA, Y AHORA CON LA AUDIOMETRÍA TENÉIS QUE BLABLABLABLABLABLA…
Le estaba explicando a mi madre en la sala de espera con voz alta y clara delante de una docena de personas , como había ido la visita y que tenía que hacer con los resultados, información que yo ya sabía porque se lo había preguntado antes. Quien es ella para decir a mi madre delante de desconocidos que yo casi no oía nada?. Fueron las palabras concretas que utilizó, muy poco profesionales. Donde esta el derecho a la intimidad? Me trato como se trata a una niña de 12 años. El problema es que yo duplico esa edad. A mi madre tampoco le gustó la situación y apenas abrió la boca.
Cuando la enfermera estaba volviendo hacia la consulta, hago un comentario en alto mirando a mi madre con complicidad:
- ya decidiré yo lo que le quiera contar a mi madre o no.
Creo que no lo oyó, o lo ignoró, quizá necesitará ella hacerse una audiometría.


10 comentarios:

  1. Una sorda con audífonos7 de noviembre de 2010, 20:41

    Yo la hubiera interrumpido. Y mi madre también. Si es que a veces uno "parece" más sordo que otro...

    ResponderEliminar
  2. Lo que no entiendo muy bien es porque fuiste con tu madre. Si vas con otra persona corres el riesgo de parecer dependiente.

    Una falta de respeto por parte de la enfermera, pero considero que al ir con tu madre le creaste el prejuicio.

    Como yo tampoco oigo, lo que suelo hacer es ponerme al lado de la puerta de la entrada de la consulta, y cada vez que sale la enfermera preguntar por mi nombre.

    Viento.

    ResponderEliminar
  3. Hola Viento, como decía en el relato, a veces, no siempre, voy con otra persona por comodidad NO por necesidad, evidentemente, a la consulta entro yo. No veo nada de malo en eso.
    ¿ahora tenemos que ir solos a todas partes por el que dirán o lo que podrán decir los demás? No.
    Lo que no veo lógico es que una profesional piense que si vamos acompañados a una sala de espera ( no a la consulta) sea porque somos dependientes, sí veo lógico que vayamos a la sala de espera con quien nos de la gana.
    Cuando voy sola utilizo la misma estrategia que tú, me pongo al lado de la puerta y estoy pendiente en que digan mi nombre, en algunos casos informo antes de que soy sorda, cuando avisan por megafonía hay que hacerlo, aunque si vas acompañado es mas cómodo, ya que no tienes que prestar tanta atención, vas mas tranquilo.

    ResponderEliminar
  4. Cris, te entiendo, pero fíjate en la consulta quienes van. Madres que van con sus hijos pequeños, hijos que van con sus ancianos padres y personas que van solas a la consulta. Muy rara vez va una persona acompañada salvo que sea dependiente entre otras cosas porque acompañar a alguien a una cita/consulta suele ser perder el tiempo ya que lo necesitamos para ir al trabajo u otras labores.

    ¿A una entrevista de trabajo verdad que no irías acompañada? Esa enfermera tenía el prejuicio de los sordos son dependientes porque muchos de ellos:
    -Van con interprete
    -Van acompañados...

    y quieras o no, eso fomenta el prejuicio.

    No hay nada malo en ir acompañado. Lo que pasa es que luego nos extraña que muchos tengan prejuicios.

    Viento.

    PD: Me gusta tu web, porque reflejas muchas cosas cotidianas de personas hipoacúsicas y haces que muchas personas no se sientan sólas.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, pero sabes que? Yo misma en algunos casos prefiero ir acompañada , no hablo de ir al medico, sino que si un día tengo una cita con una entidad determinada, y me es de suma importancia entender el 100% de toda la información, y no quiero perder o interpretar mal ni un detalle, allí si que puedo parecer dependiente, porque siempre preferiré ir acompañada de una persona de confianza a enfrentarme a una situación que quizá no pueda dominar. Hay personas que no quieren o no pueden vocalizar, y entonces si que me voy a enfrentar a un grave problema de comunicación. Con muchos qués y perdida de tiempo.


    Eso sí, cuando voy sola , no me muevo de allí hasta que no lo haya entendido todo, por mucha mala cara que ponga la gente, estamos en nuestro derecho. Ha pasado que para hacer una gestión en una entidad pública, la persona que me atendió no vocalizaba, tenia una pequeña malformación en la boca, y tenía dificultades para entenderle, no hacia mas que resoplar y hacer malas caras. No nos merecemos esto tampoco.

    A una entrevista de trabajo NUNCA iría acompañada, tenemos que demostrar como somos.

    Con una discapacidad como la sordera, puedes ser muy independiente, incluso lo que signan, con el método del papel y bolígrafo y otras estrategias . Pero siempre habrá cosas que no podamos hacer, si necesito hacer una llamada, dependo de otra persona, así como que en la universidad dependemos de los apuntes de los compañeros.

    Agradezco tu p.d, quería compartir experiencias, y cree el blog con la idea de intercambiarlas.

    Cris

    ResponderEliminar
  6. hay personas sin discapacidad que van a la consulta del médico acompañadas por algún familiar o amigo, y el médico, cuando tiene q decir algo o informar del diagnóstico, se lo dice directamente al paciente,(no piensan q son dependientes) pero cuando va alguien con discapacidad acompañado por otro sin discapacidad, el médico no habla directamente al paciente con discapacidad, siempre al acompañante... tenemos q ir al médico solos por eso? si quiero que me acompañe alguien, por qué tengo q evitarlo? hay gente que quiere ir acompañada por alguien de confianza, simplemente porque le da más seguridad en la consulta. Si quiero ir acompañada, lo haré, aunque fomente prejuicios, cosa que no es mi problema, es problema de la otra persona q tiene prejuicios... esa persona no debería de ser así, ni nadie

    ResponderEliminar
  7. Opino igual que Laura, yo no tengo ninguna discapacidad, pero si puedo ir acompañada al médico prefiero que venga conmigo mi marido o una amiga.
    Lo que si que creo que habría correspondido es cortar de buenas formas a la enfermera y decirle "disculpe pero le he entendido todo perfectamente y se lo comunicaré yo a mi madre dónde no me estén oyendo personas ajenas a mí, gracias" Le das el corte, le dejas claro que no eres dependiente y además con la educación que la enfermera demostró no tener.
    Sigo pensando que el error es de la enfermera, que cómo mucho debería haber preguntado a tu madre si quería que le dijera cómo había ido la consulta y los resultados por si se te había escapado algún detalle a ti. Eso habría sido más profesional, creo yo.
    Perdón, llegué desde el blog de Pepe, he leido alguna entrada y no estaba segura de comentar por ser de hace tanto tiempo la entrada pero en esta no me he podido contener.
    Me encanta cómo cuentas las anécdotas. Espero que te lean no solo personas sordas o con problemas de audición sino también normoyentes, pues les ayudaría a entender cómo afrontar situaciones con personas sordas, que considero es de lo que más problemas provoca, el no saber afrontarlas y el no querer aprender a hacerlo. (lo último ya me parece "sordera mental" por no decir que son casos de estupidez aguda). Perdón por el tocho :P

    ResponderEliminar
  8. Bienvenida Belfy! El blog lo cree para compartir situaciones y poder comentarlas, nunca es tarde para poner tu granito de arena en cualquier historia, valoro muchos las opiniones, es lo que me anima a seguir adelante con este blog.
    Es cierto que tendría que haber dicho de buenas maneras que no le dijera nada a mi madre, solo que cuando pasan estas cosas, a veces me bloqueo, no se como afrontarlas. La vida me ha hecho aprender a hacerlo, pero aun asi a veces ciertas personas me sorprenden. Poner en evidencia a una enfermera delante de otros, es llamar la atención, algo que suelo evitar.

    ResponderEliminar
  9. Puedes hacerlo discretamente, le das un toque en el hombro y se lo dices en tono bajo, para que no lo oiga todo el mundo. A veces llamar la atención tampoco es tan malo, en este caso ya la estaba llamando la enfermera así que considero que ¿qué más daba dado el caso?. Entiendo que de corte, la verdad, yo he sido muy tímida muchos años y me ha costado mucho, a veces aún sale un lado tímido por ahí que me crea situaciones curiosas pero bueno... hay que intentar superarlo :) Gracias por la bienvenida, seguiré visitándote pues me parece que puedo aprender de vuestras anécdotas. (En otras ocasiones veo que mi sentido común me puede guiar bastante bien :P)

    ResponderEliminar
  10. hola soy sorda con un audifonos de malaga mira yo tengo un problema un engarcado de matadero se disimula se tapa la boca con los demas para que yo no lea los labios esto falta un respecto y una compañera de bandejas de casco rojo me agarro con uñas poque no me callo no soy tonta ni jilipoyas ella se cree que soy tonta me de mucho coraje graciasss

    ResponderEliminar