domingo, 24 de junio de 2012

Bromitas de mal gusto

El relato de MiniCar

En el café del trabajo:

Solemos ir un grupo a tomar un café, de varios departamentos y nos juntamos unas 12-15 personas.
Es una cafetería pequeña y es imposible enterarte de todo, lo cual tienes que escuchar a las personas que tienes cerca , leer los labios o intentar preguntar a alguien de que hablan. Pero esto último ya da más apuro si no estás con gente de confianza, o esa persona no tiene la suficiente paciencia contigo,  visto que no todas las personas se implican contigo repitiéndote las cosas, al parecer es algo que cansa en la sociedad.

Pues lo que me pasó esta mañana al coger una silla y acercarme al grupo donde estaban todos, debí de arrastrarla haciendo ruido, yo oía un poco, claro entre el ruido de la silla, y de las voces de la gente  , no oyes a igual intensidad unos que otros, pero no pensé que fuera tan molesto, tuve que cambiar de silla porque la que cogí tenía el asiento descolocado y me podía caer, pues la cojo y me siento en mi nueva silla.

Y salta una que está en el grupo de un dpto: Joer, que ruido haces!
va otra que dice: Es que como no oye...
yo que me dí cuenta, le digo a la que me dice como no oigo: a ti te gustaría no oír?.
ella dice :hombre tiene ventajas para ti, no es malo.
y le digo :pues ponte en mi piel y verias que si te pasara a ti si te gustaría,
a lo que me responde que no, que era una broma...

 Pues vaya bromita...

viernes, 9 de marzo de 2012

Servicio de Parking en el aeropuerto


En el aeropuerto Fiumicino de Roma podemos contar con un servicio  para los que tienen la intención de realizar un  viaje durante más de una semana y quieren desplazarse en coche hasta allí , la empresa se llama “ Parking blu” se encuentra en el centro del pueblo Fiumicino, a unos pocos kilómetros del aeropuerto. El precio del servicio es más económico que dejar el coche en el mismo aeropuerto, ronda los 40 euros a la semana.  Una vez allí,  te ofrecen el servicio de un minibús gratuito para los desplazamientos entre el parquing y el aeropuerto.
Marco y yo tenemos que ir a Francia una semana para asistir a una sesión de estudio de interés para jóvenes hipoacúsicos, lo cual también es una oportunidad para conocer personas de todas las partes del mundo, un viaje prometedor. Cuando llegamos al aparcamiento, Marco da sus datos personales, y comunica la necesidad de comunicarse mediante SMS de texto por si fuera necesario. El responsable no pone ninguna pega y nos explica que a la vuelta, como ya saben la hora de la llegada de nuestro vuelo, no nos tenemos que preocupar, nos vienen a buscar ellos mismos puntualmente.   Dejamos el coche con las llaves allí, y nos acompañan al aeropuerto en un minibús. Tal como decía el servicio.
Acabado la sesión de estudio en Estrasburgo, toca el viaje de vuelta y es cuando empieza la pesadilla. Llegamos al aeropuerto de Fiumicino y buscamos el minibús, ya que nos habían dicho que iban a estar puntualmente allí, pero no lo encontramos.  Después de 10 minutos esperando, Marco envía un SMS de texto al responsable del parking, pero este no responde. Pasan otros 10 minutos. Marco envía otro SMS.  El responsable esta vez si que contesta, pero en vez de responderle por SMS, le llama.  Seguramente se habrá olvidado de que éramos sordos. Marco le envía un tercer SMS comentándole gentilmente que es sordo y necesita que le responda por SMS. El hombre vuelve a llamar, Marco esta vez coge el teléfono y le responde un tanto desquiciado que es sordo y que no le puede entender, que por favor le envié un SMS para saber cuando nos vendrán a buscar y le cuelga el teléfono. Pasan otros 20 minutos, y no llega el SMS. Vemos a unos policías que se están tomando un cigarro fuera, y le pedimos si pueden ayudarnos a hacer una llamada, uno se niega diciendo que ellos no hacen este tipo de trabajos, pero Marco insiste, y al final el otro accede y   hace la llamada.  El servicio nos informa de que tardarán 5 minutos y que esperemos delante de una tienda. Damos las gracias a los policías y nos plantamos allí mismo. Pero pasan 20 minutos y no aparece.  Marco vuelve ha enviar un SMS, y como no, el hombre le responde otra vez llamándole.  Poco después llega el milagro, finalmente nos envía un SMS diciendo que ya había llegado, pero no nos veía, el punto de encuentro no era el que nos había dicho los policías era otro. 
                Llega por fin el reencuentro, nos habían ido a buscar con nuestro propio coche, en vez del minibús como pensábamos, el responsable de unos treinta años, se escusa enseñándonos su bonito i-phone diciéndonos que no sabe enviar SMS.  Gracias a nosotros ese día ha aprendido.

Creo que no volveré a usar este servicio.  

martes, 31 de enero de 2012

Un incendio en el edificio


Os voy a contar que me ha pasado, estaba hablando con mi chico por el chat de blackberry (él estaba en el trabajo y yo en casa), cuando acabamos de hablar, apenas pasan dos minutos y me hace varias perdidas. Le pregunto "qué pasa?" y me responde "hay fuego en el edificio! mira por toda la casa y sal de ahí por si acaso!" y me vino a la cabeza de que ya había olido antes algo, era tan suave que pensé que era el olor a lluvia,y era el humo,me asomo por la ventana y veo dos camiones de bomberos y policías y gente en la calle, el humo lo olía desde  hacía media hora o una hora antes... pensando q era olor a lluvia... y me dice mi chico: "me ha avisado mi madre, porque la chica q vive en la finca de enfrente ha llamado a un familiar suyo al bar que va mi padre diciendo q se está quemando una vivienda en nuestra finca, y desde allí han llamado a mi madre, y ella me ha llamado a mí"

 Me vuelvo a asomar por la ventana, dos polis me miran pero no me dicen nada, pensé "el fuego ya estará controlado" y bajo a la calle.

He hablado con uno de los policías, le he dicho que soy sorda, que no me había enterado de nada, me han dicho que han llamado a todos los timbres para desalojar el edificio, y no me dice nada mas, sólo pone cara de: pues vaya... y sigue mirando a los bomberos... estaría ocupado vigilando cuando estaba todo controlado. Y volví a subir a casa.


Si no fuera por la chica que vive en la finca de enfrente, no me habría enterado (y me he enterado tarde. Esa chica no la conozco, pero sabe que viven dos sordos que conoce su familiar del bar y ha avisado).

Luego llamaré a unos vecinos de la vivienda de al lado de la vivienda quemada (son los vecinos que más he hablado) para pedirles su número de móvil y darles los nuestros por si acaso.

Y no sé si hablar con la poli (en la comisaria de mi pueblo) para que lo tengan en cuenta (pero claro... como se van a acordar de dónde viven los sordos, discapacitados, etc...?)

 Bueno, gracias por escucharme! y si se os ocurre alguna otra forma de enterarme antes de lo que pasa, decídmelo.

 tendré que trabajar mejor mi olfato.

                                                                                                                               por Laura.