sábado, 9 de octubre de 2010

Las dos cosas

El relato de Selva


Los sordos, por naturaleza, más de una vez creamos situaciones graciosas. Les contaré una de las tantas que he vivido.
Cuando tenía 16 años más o menos, trabajaba, atando viñas allá en mi querida Mendoza. Para el que no sabe de este trabajo, les cuento que cada trabajador toma una hilera y va atando los sarmientos (ramas de la vid) al alambre que los sostiene.
Ya nos habíamos adentrado bastante en la hilera con mi sobrina y mi hermana; atábamos en hileras paralelas, cuando veo al capataz mirar por la mía con desaprobación y parecía que hablaba o gritaba, pero como es obvio, no le entendía porque soy sorda. Encima estaba algo lejos, bah, cerca o lejos era lo mismo, y opté por bajar la vista y continuar. Entre ojos vi que se acercaba, me tocó el hombro y me dijo enojado:
–usted es sorda o no tiene plata?
- las dos cosas le contesté al entenderle
Mi sobrina y mi hermana que habían comprendido la situación estaban atentas, al escuchar mi respuesta soltaron la risa. El hombre más enojado aún dijo
-encima se hacen las graciosas
Mi sobrina sin parar de reír le dijo:
-señor, lo que le está diciendo es la verdad; pero el hombre se fue pateando cascotes y molesto pensando que le tomábamos el pelo.
Si ese hombre hoy pudiera ver este relato entendería que era muy honesta en mi respuesta.

Selva

Mi Blog:
www.selvareyes.blogspot.com

Mi canal de You Tube:
http://www.youtube.com/user/selvareyes

1 comentario:

  1. A mi una vez un hombre me saludo en el portal de mi casa, y yo no conteste. Me acuerdo que dijo: esta juventuddd que maleducada es!!! mi madre que lo oyo todo, le dijo 4 cosas.. se quedo con la cara cuadrada.

    ResponderEliminar