martes, 6 de julio de 2010

Entrevista laboral con pregunta trampa

Me encuentro en una entrevista laboral, el responsable que ya es conocedor de mi discapacidad, va haciendo una serie de preguntas con muy buena vocalización, y yo, tranquilamente, voy respondiendo. La entrevista va por buen camino, hasta que 20 minutos después, entra la mujer del jefe. Me la presenta.
Ella empieza a hacer preguntas irónicamente…
- Como es que hablas tan bien, si dices que eres sorda?
- Bueno yo, de pequeña era oyente, aprendí a hablar sin ninguna dificultad. Ahora con la ayuda de audífonos puedo regular mi voz.
-Y por qué ahora eres sorda?
- Mi otorrino dice que no se puede saber la naturaleza de la patología, he ido perdiendo audición progresivamente.
- Pérdida progresiva? y te vas a quedar sorda total?, porque si te quedas sorda total y no entiendes a tus compañeros de trabajo, no nos interesas. - afirma irónicamente.
- Bueno, yo me defiendo mediante lectura labial, además no creo que me quede sorda total.
- Tendremos que hacer una prueba.
La mujer llama a los demás trabajadores, son dos, Manolo y Joanot, les hace entrar en el despacho y ni me los presenta.
- mirar chicos, esta chica dice que es sorda, decirle algo a ver si os entiende.
Es una situación un tanto incomoda, uno de los dos pregunta:
- Hola, soy Manolo….ufffs… pues no se que decir… a ver… Cuales son tus hobbies?
- Vale, ha dicho que cuales son tus hobbies.
- Tienes hobbies? - pregunta el responsable
- Si… me gusta mucho hacer senderismo… blablabla
La jefa, me corta:
- Ahora tu, Joanot, dile algo!
- jdfen oe edjomjras
- Que?
- akjsdar un isairnisb
- mmmhhh, perdón?
- askrne un ienshaler
- Bueno, me esta costando
- Hazme un hemisdans!
- mmmhhhh… hazme un hemograma??
He acertado! Casi no abría la boca. Los dos hombres abandonan el despacho y siguen con sus tareas. La mujer continua con sus preguntas desagradables.
- Yo tengo una amiga que también es sorda, siempre se queja de que se siente discriminada, sola y que los demás pasan de ella en el trabajo. Tu te sientes discriminada? te pasa lo mismo?
- Eh? yo? que si me siento discriminada? bueno, yo congenio con unos más que con otros.
El jefe asiente, le ha gustado mi respuesta y comenta:
-Si! tienes razón… yo también congenio con unos más que con otros, claro….
Y la mujer abandona el despacho. La entrevista se da por finalizada, y quedamos en que, en caso de seleccionarme, me llamaría en una semana. Me fui con mal sabor de boca.
Me seleccionaron. Con el tiempo, me di cuenta que aquella mujer me había hecho una pregunta trampa, no podía tener ninguna amiga sorda, puesto que no tenia amigos. Algo que no era de extrañar.

6 comentarios:

  1. has estado genial en la entrevista que jefa mas borde has tenido que aguantar

    ResponderEliminar
  2. No se qué tipo de puesto sería, pero desde luego, sólo por esa entrevista, aunque me seleccionasen, no aceptaría trabajar ahí. Tener un jefe que pueda discriminarte de esa forma hace que no se convierta en un trabajo.

    Una cosa es demostrar que aún siendo hipoacúsico/sordo, puedes trabajar tanto como el que más, y otra muy distinta es intentar hacerte valer como oyente.

    En una entrevista pueden preguntarme cómo me las arreglo con audífonos. Yo explico que lo que me falta en audición, lo suplo con otras cualidades como la vista etc... y que en el trabajo diario puedo rendir tanto como el que más. Me parece denigrante que quieran saber cómo oyes, cuando saben que tienes una discapacidad.

    Puede ser que como administrativo te digan que necesitan una persona que oiga bien el teléfono para realizar su labor. Estar en contacto con clientes puede hacer el teléfono como algo vital y puedas tu contar que tienes tus limitaciones y puedes sobrellevarlas, pero hacerles ver desde el principio que nunca oirás como una persona normoyente normal. A cambio puedes ese déficit de audición lo cubres con el lenguaje labial. Puedes demostrar que oyes por teléfono, pero con algo más de dificultad que una persona normoyente.

    Esa mujer que te realizó esa entrevista es una despreciable persona. Está a la altura del barro.

    Viento.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, la famosa a la par que rancia mujer del jefe. Y el famoso jefe calzonazos que la aguanta a la par que asiente todo lo que dice. Al que tendrás siempre de tu parte, pero que no te defenderá para que no le den con la sartén.
    Una situación desagradable que has solucionado con soltura. Un aplauso !!! plas, plas, plas.

    ResponderEliminar
  4. no se deberia discrminar a las personas

    ResponderEliminar
  5. Lo que me cuesta creer es porque tiene que haber gente asi... encima borde, ni una pizca de comprensión, hay preguntas delicadas, y no hay que aprovecharse de la situacion para sobreponerse, ni un tonto tiene la culpa de ser tonto.
    Estoy casi segura que la autoestima de esa señora depende de sus trabajadores.

    ResponderEliminar
  6. ¿Acaso la discriminación y el hecho de no vocalizar es un requisito imprescindible para trabajar en una empresa? Pues sobran dos ahí...

    ResponderEliminar