viernes, 4 de marzo de 2011

El baloncesto y las pilas.

El Relato de Carlos Muncharaz




Jugaba en un equipo junior de baloncesto cuando en un partido me di un golpe tan fuerte con otro jugador que el audífono salió volando. Yo caí al suelo y me hice daño. Me levantaron entre varios compañeros y me sentaron en el banquillo. Yo no oía nada pero notaba que el entrenador me decía algo. Al poco tiempo vino un compañero con mi audífono, que lo había encontrado tirado por el campo y pitando. La gente que estaba en el pabellón me aplaudió para darme ánimos, pero yo me llevé un buen corte...


Y en otro partido, estábamos calentando antes de empezar la primera parte cuando de repente... ¡se me terminó la pila del audífono! Yo necesitaba oír porque estaba acostumbrado a escuchar las instrucciones del entrenador y a comunicarme con los compañeros. Afortunadamente jugábamos en casa, así que salí corriendo del pabellón y me fui a casa a coger otra pila. Cuando llegué otra vez al pabellón ya estaba terminando la primera parte y el entrenador me echó una bronca. Ese es el día que aprendí que no hay que salir de casa sin pilas de repuesto.

3 comentarios:

  1. Holaaaa!!! Hace unos días que leo este blog (vengo del de PepeSordias) y la verdad es que me identifico mucho con muchas de estas situaciones.

    Es cierto, a más de uno nos ha pasado lo de las pilas de repuesto y justo cuando te las dejas en casa es cuando el Audífono necesita cambiarlas jijijiji.

    Que el Señor les sonría :-)

    ResponderEliminar
  2. Una sorda con audífonos5 de marzo de 2011, 21:16

    Jajaja, yo me "ataba" los audífonos con un arito de plástico -como el que une el molde al audífono- en la oreja. Pero lo que sí se me caía muchas veces (¡y rompía!) eran precisamente las gafas... como las que lleva Carlos en el dibujo :)

    ¡Suerte que no eran tan caras!

    ResponderEliminar
  3. Me hace gracia una frase que dijo un amigo mio en una boda, cuando todo el mundo le gritaba al novio "que hable! , que hable!, que hable!" y como el novio no se decidia. El dijo.
    - Habla, rapido , rapido que se me esta acabando las pilas del audífono!!!!

    Bienvenida Odalis, he visto tu blog,desde un enlace del blog de Pepe. Eres una manitas! yo ni se coser las bajeras de un pantalón.

    ResponderEliminar